Al cerebro le importa que estés vivo


No soy amigo de los libros de autoayuda. El otro día leí una reseña sobre un nuevo libro de autoayuda que presentaba un ex-profesor de Harvard que me pareció algo diferente. Estanislao Bachrach es biólogo molecular, dejó su plaza de profesor en Harvard para aplicar el uso del conocimiento que tenía del cerebro al mundo de la empresa. Publicó hace unas semanas un libro titulado "En Cambio" donde aplica la biología del cerebro en ser más productivo. Sin que el tema me interesara demasiado, hubo una frase que me llamó la atención ya que parecía reflejar bastante el mundo runner que conocemos. Decía "Al cerebro le importa que estés vivo, no que estés bien o logres tus objetivos".

Esta frase de este biólogo me recordó esas situaciones por las que todos pasamos en el Running donde hay una voz interna que te dice "déjalo ya, no vale la pena, baja el ritmo. ¿Para qué tanto sufrimiento?". Todos hemos oido esta voz alguna vez, independientemente de la distancia. Mientras vamos bien no pasa nada, pero a poco que comencemos a pasarlo mal, oimos a nuestro pequeño mini-yo que nos dice que paremos. Ese mini-yo es nuestro cerebro que nos protege.

El cerebro viene de fábrica diseñado para cuidarnos. Cuando sufrimos repentinamente nos dice que paremos, cuando cree que podemos rompernos nos envía una señal de dolor. Su trabajo es mantenernos con vida y le importa poco que consigamos MMP o que terminemos un ultra. Él está ahí para cuidarnos.

El deporte lo alimenta. Hay diversidad de estudios que indican que el ejercicio físico alimenta las neuronas y hacer crecer nuestro cerebro, evitando depresiones y otras enfermedades psicológicas. El cerebro nos protege del rechazo social, nos hace olvidar lo malo. ¿Por qué decimos que cualquier tiempo pasado fue mejor? Simplemente porque el cerebro nos ha hecho olvidar lo malo que también lo hubo, y comparamos sólo lo bueno del pasado con la actualidad buena y mala. El otro día leía que está probado científicamente que el 80% de la gente es optimista, aunque no lo reconozca. Ser optimista es también un mecanismo de autoprotección del cerebro.

Mi opinión es que el mejor libro de autoayuda para el corredor son los kilómetros, el sufrimiento, escuchar esas voces que te dicen que te pares y superarlas. Eso es lo que realmente te va a endurecer como corredor. Porque las carreras las haces duras tú, y para endurecerlas debes saber de antemano que vas a sufrir y estar preparado para sufrir.

A corto plazo, superar la sobreprotección del cerebro te llevará a ser mejor corredor y superarte. A largo plazo, según los últimos estudios, correr durante toda tu vida te llevará a desarrollos cognitivos que se notarán especialmente al final de tu vida. Correr te dará calidad de vida en el futuro. 

Share this:

CONVERSATION

4 Comentarios:

  1. Yo tengo cada día más asumido que incluso más allá de que vendrán los malos momentos corriendo también aparece una sensación de hastío incluso estando físicamente bien, un "realmente es que no me hace falta seguir, no le encuentro la puta gracia ahora mismo". Esa conversación que tienes contigo mismo cuando ya llevas a tu espalda un buen puñado de kilómetros es lo que al final más agradezco de una carrera.

    Gran entrada, Gonzalo.

    ResponderEliminar
  2. Sin una buena cabeza no hay carreras que valga, con una buena cabeza y malas piernas puedes terminar una carrera, pero estando mas o menos bien de piernas como el coco diga que no, date por jodido....
    El otro día hablando con mi entrenador (se marca 1:05 en media maratón) le decia: joder tu eres una máquina macho, con buena genética es mas fácil... me respondió: si soy una máquina pero de sufrir, yo sufro desde que salgo hasta que llego a meta, mis piernas y mis pulmones aguantan, pero mi cabeza no para de darme por saco durante toda la carrera.

    ResponderEliminar
  3. Como popular ya he estado en varios grupos según mi experiencia. El primero era el de la mejora constante, la lucha, el no escuchar nunca a mi cerebro, como escribes. Y llegó un día en que pensé esto que hago es una obligación y de las que cuestan mucho. Me relajé, dejé que mis marcas empeorasen varios minutos, y soy feliz, y supongo que mi cerebro también.
    Gracias Gonzalo. Gran reflexión

    ResponderEliminar
  4. Buena reflexión, Gonzalo. Sobre todo lo de "correr te dará calidad de vida en el futuro". Es algo que tengo muy claro cuando empecé a correr por ahí el cuaternario... ;-)
    Sin duda, tener la cabeza bien amueblada será lo que te ayude a lograr muchos objetivos.

    ResponderEliminar