Gran Canaria Maratón: Girls just wanna have fun


Ayer se presentó la nueva edición de Gran Canaria Maratón que se celebrará el 24 de Enero de 2016. En general, y respetando las diferentes posiciones, yo veo mucha continuidad. Se mantiene el presupuesto de 750.000€ que nos sitúa en la cuarta maratón de España económicamente, aunque la 12ª en participantes. Sinceramente esperaba un recorte importante en un presupuesto que se evidenciaba disparatado para nuestra posición real en el panorama atlético nacional, pero el nuevo consejero ha optado por la continuidad probablemente por desconocimiento incial de lo que se encontraba en la casa, algo lógico no obstante. Todo adornado con buenos propósitos como "se hará un estudio de impacto", "se disminuirá la participación pública", etc. Recordemos por ejemplo que la Maratón de Sevilla, una de las majors en España cuesta cero euros a las arcas públicas.

Habrá tiempo para valorar resultados de la inversión en la carrera, mientras tanto el punto que más ha agitado las redes sociales en la presentación ha sido la introducción de descuentos "sólo para chicas" en los 42K. O lo que es lo mismo, los chicos pagan más simplemente por serlo. He visto en carreras todo tipo de descuentos, a los primeros inscritos, descuentos en un día determinado, descuento a federados, descuentos por ser residentes en la ciudad o Comunidad donde se celebra la carrera, etc. Pero no soy capaz de recordar una carrera que tenga precios diferentes según sea tu sexo. Como si de una discoteca de tercera se tratara donde las chicas entran gratis, a aquellas chicas que quieran correr los 42K les saldrá más barato.

No es difícil imaginar que en alguna de las reuniones de organización saldría la cuestión de que hay poquísimos participantes en los 42K, y que se debería hacer acciones para aumentar las chicas. Alguna mente brillante pensaría que bajando precios a las chicas éstas se apuntaría más, como si la inscripción a correr 42K fuera elástica como el precio del pan. El corredor de maratón sabe lo duro que es prepararla y correrla, nadie decide correr una maratón porque le salga 20€ más barato, quién la corre tiene otra determinación. No hay ninguna correlación entre inscripción a los 42K y su precio, sí la hay en los 10K y en la Media maratón. El que decide apuntarse en el reto de 42K, sea chico o chica, sabe que se expone a meses de duro entrenamiento y no serán 20€ los que le hagan decidir por una distancia u otra. Y si alguien decide apuntarse a los 42K "porque sale al mismo precio que los 21K" convertimos la participación en la carrera en una situación de riesgo.

La IAAF, el organismo supremo del Atletismo mundial, que concede las gold, silver y bronze labels a las carreras de ruta en todo el mundo, dice en el punto 4 de sus label regulations 2015 lo siguiente:



No habrá diferencia en premios y bonus a los corredores por sexo o nacionalidad. Es decir, los premios serán similares para hombres y mujeres. Asimismo, reconoce que las carreras pueden ofrecer un incentivo a los nacionales del pais que organiza la carrera para aumentar la participación nacional. Parece claro que la política de la IAAF es la de la igualdad por género aunque reconoce que puede haber descuentos a los nacionales. Esto es razonable y acorde a la sociedad actual, todo lo contrario de lo que plantea Gran Canaria Maratón con sus descuentos sólo a chicas.

Proponer descuento para chicas nos retrotrae a situaciones en mi opinión ya superadas. El camino es el de la igualdad, el de no diferenciar sexos, el de comunicar el mensaje de que todos somos iguales bajo el arco de salida. El gráfico de abajo incluye los finishers de carreras en Estados Unidos en el periodo 2010-2014. Vemos que desde 2010 ya hay más mujeres que hombres en las carreras USA. En España estamos aún 20 años por detrás, siempre lo hemos estado, pero el futuro es claramente de las mujeres. ¿proponemos en Estados Unidos descuentos para hombres para aumentar su participación? ¿Parece absurdo, no?



Y por favor que nadie me malinterprete. Estoy de acuerdo en que haya ciertos eventos sólo para chicas, el feeling de esas carreras es diferente y hay demanda para estas carreras. Que sea el propio mercado el que regule estas carreras, si hay demanda que las haya, si deja de haber demanda desaparecerán. Pero algo muy distinto es incluir diferencias por sexo en el pago de inscripción a una carrera, o la entrada a un cine o a un concierto o en el pago de impuestos.

Estoy totalmente de acuerdo con los principios de la IAAF. Si se quiere que se incluyan impuestos a los residentes locales para aumentar su participación o simplemente para devolverles a los ciudadanos parte del coste de los 750.000€ de presupuesto que nos cuesta a todos la carrera. Pero nunca incluir medidas retrógradas y burdas de diferenciación por sexo. Por que ¿sabes qué, Gran Canaria maratón? Las chicas sólo quieren correr y divertirse.

Share this:

CONVERSATION

12 Comentarios:

  1. Por desgracia, sigue habiendo poderes y estamentos públicos que defienden la igualdad fomentando la desigualdad. No aprenden. Y lo peor, da igual del partido que vengan.

    ResponderEliminar
  2. Me apena mucho leer esto Gonzalo. Para ambos sexos es una clara manifestación de desigualdad deportiva sexista que, como bien indicas, se parece más a una "noche de discoteca" que a una prueba de maratón. Para ellas debe suponer un grave insulto (si fuera mujer, para mí seria un insulto), precisamente porque ambos sexos preparan el evento con las mismas ganas, esfuerzos y dedicación. Un descuento no debe ser la técnica para conseguir mayor participación femenina. Pero bueno...la Gran Canaria Maratón hace cosas bastante raras cada dos por tres y una vez más, han vuelto a hacerlo. Gracias por compartir esta información. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Mal, muy mal esta iniciativa. ¿Acaso somos un reclamo? Realmente indignante.
    ¿Ya no saben que hacer en esta maratón para que les salgan los números? Mira que a veces me ha pasado la cabeza aquello de tonarnos unas vacaciones para correrla y luego quedarnos unos días por allí, pero leyendo cómo habláis de esta carrera se me quitan todas las ganas.

    Lo de precios distintos según la nacionalidad lo vivimos en la maratón de Kyoto; los japoneses pagaban 12.000 yenes por dorsal y los extranjeros 15.000. Ellos lo justificaban por los gastos de gestión (teniendo en cuenta que 3.000 yenes son unos 18 euros). Me pareció razonable. Del mismo modo que también te comenté cuando te vi en BCN que nos dió la impresión que la "lotería" de los extranjeros había estado amañada para que los pocos que se inscribieran tuviesen un lugar. Estamos hablando de no más de un 3% de parrticipación extranjera.

    ResponderEliminar
  4. Una puntualización sobre lo que he comentado antes de la maratón de Kyoto: no es que los extranjeros pagasen más por ser extranjeros. El coste era superior cuando la inscripción la hacía alguien que no residiese en Japón. De hecho se hacía desde una plataforma diferente. Disculpa, pero antes no me he explicado bien.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Gran entrada.... No son ni unos Juegos Olímpicos ni nada parecido pero parece que ahí dentro hay un vendedor de humo y motos que político que entra, político que empieza con cifras, impacto económico y mucho mucho de nada....

    ResponderEliminar
  6. Querido Gonzalo:
    No sé mucho sobre el Gran Canaria Maratón porque no he tenido nunca mucho interés en correrlo, y cada vez que publicas algo sobre él se me quitan más las ganas. Tienen mala visión de lo que es un buen maratón y peores asesores para atraer a los corredores. Y lo siento por la gente de allí.
    Con esta idea de dorsales a mitad de precio para chicas se han superado, un tanto ofensivo, como si no pudiésemos pagarlo y así nos hacen un favor y lo corremos. Espero que no les copien.

    ResponderEliminar
  7. A mi lo que me entristece es todo el montaje de marketing para intentar vender dorsales. Solo les interesa que aumente el número de participantes y engañar a las estadísticas. Y finalmente, el que lo paga es el corredor, con un servicio lamentable,... No sé. Creo que cada día estoy más contento de irme alejando de esta burbuja del running y correr pruebas que realmente merezcan la pena (incluso aquellas que nadie conoce). Una entrada excelente, Gonzalo. Como siempre. Un abrazo, maestro

    ResponderEliminar
  8. Mientras una carrera siga siendo un cartel político (de unos u otros) esto es lo que nos pasa. Menos mal que venían con aires de cambio, si llegan a venir con ganas de continuismo a saber que hubieran hecho.

    ResponderEliminar
  9. En la balanza a un lado una medida discriminatoria, a otro una ayuda a incrementar la participación de mujeres en una carrera. Llámalo cómo quieras pero si al final tenéis un maratón cercano al 50-50 mola. Pienso que el maratón no es un deporte de personas sino de personalidades, sila cabra tira al monte la cosa es enseñar a la cabra dónd eesttá el monte y ella hará el resto.
    Las mujeres de primeras "no se ven" haciendo un maratón pero si lo llevan dentro y además lo ven cercano y posible, te aseguro que son imparables.

    ResponderEliminar
  10. Otra vez, Gonzalo, metiendo el dedo en la llaga. Gran entrada con verdades como puños. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Alucinada me he quedado. Personalmente creo que en algunos casos la discriminación en positivo, sea en cuestión de igualdad de genero o en otros temas, puede quedar justificada e incluso ser necesaria pero en esto me parece insultante para las mujeres, un despropósito considerable y fruto de mentes que no saben que se traen entre manos. Flaco favor nos hace a las corredoras.

    ResponderEliminar
  12. Un tema extremadamente complejo. No me atrevo a emitir opinión, por una vez y sin que sirva de precedente, pero sí que tengo claro que todo esto no tiene nada que ver con el religioso hábito de calzarse unas zapatillas y salir a sudar a las nueve de la noche. Márketing, política, desconocimiento e intereses de las tribus se mezclan en distintos porcentajes que en la exitosa fórmula inicial.

    Laboriosa entrada, depurada redacción. Un placer leerla, Maestro Quintana.

    Un abrazo!
    Marcheta.

    ResponderEliminar