Same shit, different plan





Como todo maratoniano que se precie, yo también tengo un plan. Siempre hay que tener un plan, especialmente para preparar una distancia tan exigente como los 42K. Es mejor tener un plan que no tenerlo. La Maratón es mucho más que aquello que ocurre el día de la carrera, es un camino que ha empezado muchas semanas antes. La clave en la preparación de la maratón es disfrutar del camino, disfrutar del plan.

Es curioso que tras catorce maratones con sus respectivos planes de entrenamiento, me encuentro entrenando con el mismo plan con el que me estrené en Mapoma 2009, el plan A de Jack Daniels. Alguno se preguntará cómo es posible que vuelva al mismo plan que hice cuando aún era un novato. Pues porque creo que se adapta a mí.

Pero ¿he progresado desde 2009? Pues claro que sí. Mi objetivo hoy es 45 minutos más exigente a pesar de hacer los mismos entrenamientos marcados en el plan. Como enseñanza extraigo lo siguiente: Todos los planes funcionan. Pero no debemos esperar milagros.

Correr es primero fisiología y luego trabajo. Cualquier plan que trabaje las tres o cuatro cualidades fisiológicas básicas para correr una maratón te servirá. Si trabaja la fuerza, la capacidad aeróbica, el umbral aeróbico, etc te servirá. Pero entrenar es mucho más que ponerse tres meses a seguir lo que pone un papel, entrenar es un acto de continuidad.

Una de las claves para progresar como corredor es entrenar todo el año, hacerlo con regularidad. Salvando los necesarios períodos de descanso, entrenar todo el año hace que mejores, que mires atrás y te des cuenta de que has progresado. El plan recoge todos esos años anteriores y los canaliza hacia un día en concreto. 

Cuando corremos la distancia de Filípides las primeras veces, suele ocurrir que no asimilamos bien la carga de kilómetros. No somos maduros como para asimilar bien el plan. Cada entrenamiento se convierte en una tortura. Cumplimos lo que dice la hoja de papel, pero no estamos maduros como para obtener todo el beneficio del mismo. Esa madurez se obtiene con los años. Los entrenos te salen mejor que las primeras veces, has progresado, pero eso no se debe al trabajo de tres meses sino el de los años anteriores.

Luego el secreto está en entrenar con continuidad, mucho más que entrenar duro los tres meses antes de una carrera. Todos los planes funcionan, yo he cambiado varias veces de plan. He probado a meter más calidad, más kilómetros y todo lo contrario. He cambiado de plan como buen maratoniano popular que vende su alma al diablo para rascar unos segundos a su marca. Y he vuelto al principio, he cerrado el círculo. ¿Quiere esto decir que a partir de ahora seguiré siempre con el plan A de Jack Daniels? Pues claro que no, porque el secreto está en divertirse entrenando y cuando repites lo mismo dejas de divertirte. 

No te agobies intentando buscar el mejor plan, vendiendo tu alma al diablo para intentar rascar esos segundillos. Entrena con regularidad, prueba y escucha a tu cuerpo que es sabio y te dirá lo que mejor se adapta a tí. Al final es el rollo de siempre, cambiar de plan para obtener el mismo resultado. Same shit, different plan.   

Share this:

CONVERSATION

7 Comentarios:

  1. Yo también he cambiado varias veces de plan, pero estoy empezando a aceptar que he tocado techo en marcas, por lo que estoy aflojando en las preparaciones. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Creo que al inicio intentamos buscar ese plan "mágico" `pero luego con el tiempo y solo con el tiempo nos damos cuenta que no existe se plan maravilloso, y todo se reduce a constancia y experiencia.
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  3. Como siempre mi buen Gonzalo, es un lujo y un placer leerte, aún recuerdo las palizas que te metías allá en el 2009 con Jack Daniels, será un placer volver a verte en eso crack, con fuerza!!!

    ResponderEliminar
  4. Mi primo me manda hoy su plan para el 10k, parte de 0 o casi 0 y pesa diez kilos más de su peso habitual. La criaturita quiere hacer sub.40. Si su hermano pequeño al cual saca 10 años (qué además está fino porque siempre lo está) tuviera previsto bajar de 40' tengo por seguro que el baja también de esa cifra. A veces no es necesario ni siquiera un plan, basta que tu hermano quiera ganarte.

    ResponderEliminar
  5. Tener un plan da seguridad. Aunque sea "same shit" no hay plan que por bien no venga.

    ResponderEliminar
  6. Creo que tienes una razón enorme, mi experiencia estos años me ha demostrado que hasta no "teniendo plan" pero siendo constante en los entrenamientos y cambiando lo que se hace en cada sesión (a veces más por no aburrir que por conocimiento) muchos amigos han pasado de no hacer nada a bajar de 1:40:00 en media maratón, lo que es más que meritorio para gente que llevaba media vida anclada al sofá.

    En lo personal he tenido épocas de más y menos motivación según los objetivos, pero ahora tengo objetivos bastante ambiciosos y estoy muy centrado; pero si un día el cuerpo no responde sé que no pasa nada por cambiar o eliminar una sesión... entrenando con cabeza y sabiendo qué y por qué se hace... algunas sesiones las realizo siguiendo las tablas de Jack, otras por pulsaciones, otras sin mirar el reloj... en la variedad está el gusto ;)

    ¡Gran entrada!

    ResponderEliminar
  7. Has dado en la clave: entrenar todo el año...... Pero que dificil es!! Este, mi tercer año como corredor estoy en una gran crisis, los entrenos no salen, la desmotivacion me consume, no consigo sumar kilometros..... y eso que siempre tengo un plan. En fin, como siempre, gran entrada y de gran ayuda. Un abrazo crack!!

    ResponderEliminar