Valencia Maratón, 49% motherfucker 51% son of a bitch


Si hay dos personas que personalizan lo que es el "Rock n Roll way of life", esos son Keith Richards y Lemmy Kilmister. El día que alguno de ellos nos deje, morirá una parte importante del Rock n Roll. Ambos septuagenarios siguen rockeando como si no hubiera un mañana, viviendo la música 24 horas al día.

Lemmy ha sido noticia estos días. Después de una vida de excesos, el año pasado dejó de beber por prescripción médica. Pero en lugar de descansar, ha seguido subiéndose a los escenarios porque básicamente es su vida y no sabe hacer otra cosa. Ya su cuerpo no aguanta y estas últimas semanas ha tenido que cancelar conciertos después de tres o cuatro canciones. Los maratonianos sabemos lo importante que es el descanso, que alguien convenza a Lemmy de que se tome una temporada de asueto, por Dios!

La actitud ante la vida de Lemmy y de "Keef" tiene muchas conexiones con nuestro mundo maratoniano. Cuando preparas maratón vives durante tres meses con una única obsesión en tu cabeza. Los entrenamientos pasan a ser los momentos más importantes del día, eres incapaz de saltarte ningún entreno. Cuidas lo que comes, lo que duermes, lo que bebes. Sales poco o nada, lees libros de Running, buscas motivación. Todo gira alrededor del gran día. Según se va acercando el día de la carrera esta obsesión se hace más evidente. Esa es la vida del maratoniano.

Hay un documental muy recomendable sobre la vida del viejo Lemmy que se llama "49% motherfucker, 51% son of a bitch", supongo que no necesita traducción. Genial título para uno de los iconos definitivos del Rock n Roll. Lemmy nos muestra su vida, nos enseña su colección de dagas, de parafernalia militar, su adicción a los videojuegos, etc. Básicamente, vive 24 horas para el Rock n Roll.

Dicen que si hubiera una hecatombe nuclear sólo sobrevivirían las cucarachas y Lemmy. Esa es justo la sensación que debe rodearnos a estas alturas del plan de Valencia. Si hubiera una maratón mañana, sólo sobreviviríamos nosotros, esa es la actitud. A estas alturas debemos de empezar a sentirnos invencibles. Han pasado ya las 4-5 semanas iniciales donde las sensaciones son raras, donde las tiradas cuestan y los ritmos no salen. Hemos metido más volumen de lo que estamos acostumbrados, hemos rodado mucho más tiempo a ritmos suaves del habitual, todo dirigido a preparar el cuerpo para la segunda fase, la que va de las semanas 5 a 11 más o menos. 

A partir de ahora llegan "las semanas de la verdad", las semanas de mayor carga, donde las series se extienden en tiempo, donde comienzan los rodajes a ritmo de maratón, donde los "exprimelimones" se hacen criminales, donde los kilómetros de las tiradas largas a veces empiezan por tres. Entramos en la fase más importante, donde se definirá nuestra carrera el 15 de Noviembre. Disfrutemos de estas semanas que vienen porque son las mejores. ¿Nos vamos a quejar? Claro que no, porque el maratoniano es 49% motherfucker y 51% son of a bitch.  

Share this:

CONVERSATION

3 Comentarios:

  1. ¡Madre mía! No se que tendrá esto del maratón que aun sabiendo lo duro que es prepararlo me vengo arriba en cuanto leo a alguien preparando uno. Dale duro a "las semanas de verdad"!!!

    ResponderEliminar
  2. Rocanrol obsesión,
    Maratón obsesión jajaja

    Si la obsesión es buena, sale lo bueno... ser obsesivo es una virtud si lo enfocas en algo bueno. Que siga el rocanrol ;-)

    ResponderEliminar
  3. Buff, vaya pedazo de entrda, Gonzalo. Ahora que estoy cerrando la preparación de la Ultra me viene genial para confiar en los futuros resultados de lo que me ha tocado exprimirme.

    Salud

    ResponderEliminar