LPA Night(mare) Run 2015


He defendido varias veces que LPA Night Run era la mejor carrera de asfalto de Canarias. Las dos primeras ediciones así lo demostraban en mi opinión. Una combinación de fiesta, gran ambiente nocturno a través de la mejor parte de la ciudad y un buen trato al corredor. Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad preciosa para correr de noche.

Sin embargo, el despropósito general de esta edición 2015 la hace bajar bastantes escalones en el ranking. No sé si ha sido el cambio de fecha, la clara orientación al político y al patrocinador en lugar de al corredor, o cualquier otra cosa, pero este año se ha demostrado claramente que no hay estructura para manejar este volumen de corredores. Y no es que haya sido un número de corredores excepcional. Este sábado corrieron sólo 3.400 corredores, cifras muy manejables y muy lejos de los "5000 corredores" que leerás en los medios de comunicación.

Y no ha sido simplemente un problema de guardarropa, ha sido un problema general el que ha hecho a esta edición famosa en toda España por generar un caos desorganizativo. En resumen: una falta de estructura y medios para manejar este número de corredores. Con más personas (voluntarios, supervisores), una mejor planificación y limar aspectos técnicos hubiera sido una edición notable.

El cambio de fecha hizo que muchos no pudieran correr. Esto provocó un importante mercado de segunda mano en internet con venta de dorsales en los días previos, algo bastante previsible. A mí el cambio de fecha me impidió ser liebre de 1:40 como tenía previsto. Iba a echar una mano ayudando a los corredores que querían ir a ese ritmo, pero el retraso de la carrera hizo que me pillara a sólo 7 días de la Maratón de Valencia así que me iba a tomar la carrera como rodaje sin hacerla entera. Tras pasar por el parque del Insular a las 7.30 y ver el ambiente, me dirigí caminando hasta el Parque Santa Catalina desde donde completaría 13-14 kilómetros.

 
Gran ambiente pre-carrera. Algunas de las liebres ya preparadas
De camino a donde sería mi salida de la carrera, a la altura de la Base Naval tengo la primera anécdota de la noche. Una voluntaria me para y me dice:

- No se puede pasar, sólo corredores
- Pero yo soy corredor, tengo dorsal
(Me mira con cara de "qué hace un corredor aquí caminando a tres kilómetros de la salida")
- Usted debió salir del Insular
- Es que no voy a hacer la carrera entera
- Debió salir del Insular y salirse donde quisiera.

No me dejó pasar. Pero todo bien, estaba haciendo su trabajo y lo hacía bien. Di un rodeo y llegué al parque Santa Catalina a tiempo de ver pasar a los primeros. A escasos 300 metros coincidía un concierto de los 40 principales y decenas de grupos de chicos cruzaban el circuito ante la impotencia de la Policía Local. 

Comienzan a pasar corredores. La carrera va demasiado abierta, no parece haber 5.000 corredores. Le calculo un tercio menos, como así fue. Después de un rato viendo pasar corredores, entro en el circuito. Ritmo tranquilo de 5 min/kms y la mente fría para no venirme arriba. La mente está en Valencia estos días.

No tengo la visión de los primeros 7 kilómetros de la carrera, pero a partir del parque Santa catalina noté el ambiente en el público algo más frío que el año pasado. Recuerdo de otros años el gran ambiente de Mesa y López y zona de Triana/Vegueta. Este año había menos gente y ésta era menos bulliciosa.

Una carrera debe ser una fiesta, pero hay ciertos aspectos técnicos que deben estar muy cuidados para cubrir las necesidades del corredor. No todo son animadoras y fuegos artificiales. Lo esencial de una carrera es un circuito cerrado y seguro, bien medido, con puntos kilométricos bien fijados y avituallamientos surtidos y fáciles. Comienzo a darme cuenta de las primeras carencias técnicas de la carrera:

  • Los puntos kilométricos no están bien colocados. Hay kilómetros de 1.200 metros y otros de 900 metros. Esto que puede ser una tontería para muchos, pero es fundamental para tener referencias en carrera. El GPS no es exacto en un recorrido urbano y necesitas fiarte de los puntos kilométricos que pone la Organización. Este hecho hizo por ejemplo que el trabajo de las liebres se fuera al traste (pensaban que iban más lento de lo que iban) o que muchos corredores perdieran referencias reales de ritmo. Esto debe pulirse y no se puede dejar "a ojo" por una carrera de este nivel.
  • Avituallamientos desbordados. Los puntos de avituallamiento en algunos casos tenían un par de mesas de 2-3 metros en su totalidad. Estaban mal dimensionados para una carrera de asfalto de 5.000 personas donde la gente no para como en trail. Debe haber más metros lineales de mesa y sobre todo muchos más voluntarios para que sean efectivos. Algunos tenían 2-3 voluntarios, algo insuficiente para avituallar en carrera a grupos de 10-15 corredores. Un puesto de avituallamiento no es una mesa con dos voluntarios sirviendo agua. Eso puede servir para el trail, pero en asfalto hay toda una ciencia detrás de ello. Son necesarios muchos más recursos. En el puesto de la Plaza de La Feria iba yo solo, corriendo a ritmo tranquilo, y tuve que parar literalmente para que me dieran una botella medio vacía de agua porque estaban desbordados. Esto se arregla con más recursos simplemente.

Mi rodaje pasa tranquilamente a través de unas calles algo más frías que el año pasado y llego a la recta de meta. Renuncio a coger medalla, no me la he ganado, no he corrido toda la carrera. Metros después te tropiezas con una zona VIP completamente visible en contrameta para políticos y patrocinadores. Un detalle feo y de muy mal gusto, sobre todo por lo que ocurriría después. Estas zonas VIP son habituales en cualquier carrera, pero suelen estar lejos de los ojos del esforzado corredor, no en Tribuna al estilo emperador del Imperio Romano. Muy feo.

Zona VIP

Unos metros después comenzaba la pesadilla, provocado por una falta de medios y de previsión organizativa. Los corredores que van entrando en meta por decenas son llevados a un embudo que comienza en las puertas del viejo Estadio Insular. Como resultado del embudo, 20 minutos de espera para entrar por un caminito donde puedes recoger agua y fruta. Muchos corredores llegaban justitos de fuerza y estar 20 minutos apelotonados para poder coger una botella de agua era demoledor para ellos.

Una vez pasa el embudo entras en el césped del Parque del Insular. Es hora de la fiesta! Va a ser una gran noche! Pregunto donde se cogen las cervezas y me muestran una cola kilométrica. Un único puesto de cervezas y decenas de corredores en cola. Me pareció una falta de respeto al esfuerzo del corredor, una cola la hacía para el agua, una segunda cola para la cerveza no. A la postre se terminarían las cervezas antes que el agua, así que creo que decidí bien. 

El ambiente no era bueno, caras de circunstancia en los corredores. A los que se estrenaban podía parecerles normal, pero no he visto eso en mi vida de corredor. Para cualquier cosa (chocolate, cerveza, etc) una cola kilométrica. Básicamente si querías una cerveza y un trozo de chocolate tenías que estar al menos una hora en cola, algo inaudito que denotaba una falta absoluta de recursos asignados al corredor. Un único puesto de cada cosa manejados por un par de voluntarios para una carrera donde habría 5.000 corredores! De locos!

Viendo aquello, decido irme a casa. Hace algo de frío a las 10.30 de la noche y estoy sudado. Cuando comienzo a bajar hacia Pío XII veo "la madre de todas las colas", algo completamente desproporcionado. Pregunto qué es aquello y me dicen que es "la cola del guardarropa". No me lo podía creer, aquello no podía ser cierto. No había visto ese descontrol en una post-carrera en mi vida. Allí podía haber 1.000 personas en cola y no se movían. Me encuentro a un amigo que me dice que lleva 90 minutos de pie al frío de la noche sólo para poder recoger sus cosas y abrigarse.

En este video de Claudio Matos se aprecia muy bien lo que ocurría, el mayor de los caos de había adueñado de lo que debía ser una fiesta post-carrera.



Más tarde, los propios corredores entrarían en el guardarropa a recoger sus propias cosas debido al tremendo caos allí reinante.


Corredores entrando en el guardarropa a recoger sus propias cosas

¿Y si esto hubiera pasado en un lugar más frío? Probablemente el asalto al guardarropa hubiera sido inmediato con el consecuente riesgo de desorden público.

Volví a casa completamente apesadumbrado. En mis años de corredor no he visto tal caos. Ni el peor año de la maratón de Madrid superaba esto. Conozco ahora historias de gente que decidió dejar sus cosas allí y perderlas, no les compensaba estar dos horas al frío de la noche. Otros han decidido ir hoy lunes a buscar sus pertenecias porque las dejaron allí. Vergonzoso.

Se pueden cometer errores, pero el nivel de caos de esta edición va mucho más allá de un simple problema del guardarropa o un exceso en el número de corredores (sólo corrieron 3.400). Lo que se puso de manifiesto fue que los recursos de la carrera se fueron en adornos, fuegos de artificio y satisfacer a patrocinadores y políticos, mientras que los corredores se intentaron manejar con un número muy pequeño de recursos y voluntarios.

El Ayuntamiento al menos sí que lo tiene claro. "La prueba fue un éxito"

Tengo confianza en que esto mejore para la edición de 2016, de hecho tengo dudas en que pudiera hacerse peor. Sólo puede mejorar y eso es la parte positiva. Los corredores se merecen más cariño o nos cargamos entre todos la escena runner. Pasemos página rápidamente, correr sigue estando por encima de estas situaciones.

Share this:

CONVERSATION

20 Comentarios:

  1. Pues casi que menos mal que al final no fui! El cambio de fecha me vino fatal porque la semana que viene tengo la media de Santa Cruz... El problema de estas carreras que cada vez abarcan mas publico es que al final dependen única y exclusivamente de voluntarios... Si haces una carrera para 5000 personas, estimas necesitar 200 voluntarios, y al final te encuentras con 80... Pues por más logistica que prepares los recursos son insuficientes...

    ResponderEliminar
  2. Totalmente Gonzalo! Colas para todo... las evite todas... de la que me libre!
    Solo me quedo contenta conmigo misma por lo bien que me salió y disfrute... besos

    ResponderEliminar
  3. Totalmente Gonzalo! Colas para todo... las evite todas... de la que me libre!
    Solo me quedo contenta conmigo misma por lo bien que me salió y disfrute... besos

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que fue lamentable. Mi primera LPNightRun y es muy probable que sea también la última. Sufrí el embotellamiento para entrar al estadio después de llegar a meta, 25 minutos para coger un botellín de agua, una pera (no quedaba mas fruta) y una bebida energética caliente. De las colas para la cerveza ni hablo porque como ya tenía frío (tras 25 minutos en cola empapada en sudor...) me dirigí al guardarropa cuando ¡oh sorpresa! ¿Están regalando algo aquí?¿que esta es la cola para el guardarropa? No no, imposible, pregunta a ver si es aquí...¿cómo?¡¡¡WTF!!!...sí sí...es aquí... increíble...a esperar...y sin avanzar. Muerta de frío. Indignada. Pasa un voluntario y cuando le preguntamos qué ocurre nos reconoce que se ha marchado porque el caos en el guardarropa es de aúpa, que las mochilas no están ordenadas y que tienen que buscarlas de una a una. No me lo puedo creer...Tardo una hora y veinte minutos en recoger la mía. La cola comenzó a avanzar cuando algún iluminad@ de la organización tuvo la idea de permitir a los corredores entrar a coger sus mochilas... la noche, que habría sido ideal para disfrutar de una fiesta increíble con l@s amig@s, se convirtió en un fiasco que nos desilusionó a tod@s. Con ese panorama, cansados y helados, todo el mundo para su casa, tristes y enfadados. Yo debo reconocer que ni entrené, ni me había tomado en serio la carrera, que participé en ella por disfrutar del momento con dos amigas haciendo lo que me gusta hacer, correr por correr, pero me entristeció pensar en todos esos corredores que llevan meses entrenando duro, con la ilusión puesta en este día, que tras el chasco que supuso para ell@s la suspensión de la carrera por la lluvia, se encontraran con esto... ¿Lo peor? La falta de autocrítica. El no ser capaces de reconocer los errores. La falta de respeto. Todos podemos equivocarnos ¿no?. Pues se empieza asumiéndolo. Y pidiendo disculpas.

    Y gracias, Sosaku, por haberlo denunciado en tu blog. :)
    (Y en twitter)
    ¡Saludos! @ana_morenom

    ResponderEliminar
  5. Una auténtica pena. La sensación de tristeza con la que muchos salimos de allí aquella noche no es el final que se espera de una gran fiesta runner. Deseemos lo mejor para esta carrera en 2016, seguro que sabrá remontar el vuelo como merece.

    ResponderEliminar
  6. Aún no he escrito ni una línea de mi crónica pero podría limitarme a hacer un corta pega de la tuya añadiéndole mi experiencia personal como liebre...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Pues DG Eventos y una empresa de viajes son los candidatos a organizar la GC Maraton a menos de tres meses para el evento...

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo contigo Sosaku.... y que Dios nos coja confesados con la GC maratón. Al Sr. Alcalde, si se hubiese puesto a hacer cola para el guardarropa no habría necesitado que le hicieran saber " el exitazo de la organización" !!!!

    ResponderEliminar
  9. Esta carrera solamente la he corrido un año, el año que vino Fermín Cacho como padrino de la prueba. Ese año funcionó y tuvo muy buenas críticas, no vi mala organización pero intuí que se iba a disparatar. En esta ciudad tenemos la mala constumbre que si algo funciona lo queremos hacer el triple de grande y ahí radica el error. Y yo me pregunto ¿porque cambiarla?. Llevo haciendo la carrera de Vecindario 5 años seguidos y no cambian nada ¿porqué? porque funciona.

    ResponderEliminar
  10. Cero que el mayor error de esta prueba ha sido, como bien dice Carlos, el querer abarcar más participantes con los mismos o incluso menos recursos que en la edición anterior. Deberían empezar depurando responsabilidades por la pésima organización y por el daño que este tipo de errores hacen a esta ciudad y a organizadores que si hacen bien las cosas. Queremos correr, pero no a cualquier precio.

    ResponderEliminar
  11. Buena carrera nocturna. Estaré en Valencia en los 10 Km. y quizás nos veamos aunque será dificil. Mucha suerte en mi Valencia natal. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Que el ritmo no pare, no pare eh! Qué el ritmo no pare.... Qué decía Patricia Manterola. Si por mi fuera le metía un puro tardaban un año en encenderlo y otro en fumarlo. Lo peor, todo se olvida en dos días, y los responsables de ese desaguisado se irán de rositas, suma y sigue, QUIEN DA MAS????

    ResponderEliminar
  13. Saben lo triste de todo que desde hace años se esta convirtiendo en un negocio para algunos ,o es que no nos damos cuenta el precio de las carreras,,esta misma merecia lo que se pago ........pues no. Corremos porque nos gusta no para engordar los bolsillos de algunosss......

    ResponderEliminar
  14. Saben lo triste de todo que desde hace años se esta convirtiendo en un negocio para algunos ,o es que no nos damos cuenta el precio de las carreras,,esta misma merecia lo que se pago ........pues no. Corremos porque nos gusta no para engordar los bolsillos de algunosss......

    ResponderEliminar
  15. Alucino con que a estas alturas de la película sigan ocurriendo cosas de este tipo
    :-(
    esto se va a tomar por saca mas pronto que tarde sino al tiempo...
    un saludo Gonzalo

    ResponderEliminar
  16. Solamente viendo el video ya me he quedado de piedra...¡¡¡SORPRENDENTE!!!, demasiado pacientes somos.....uno termina por cansarse.Espero poder saludarte en Valencia y disfrutar de la gran carrera que harás.Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Suscribiendo todo lo que dices y eso que afortunadamente no hice uso del guardarropa, creo que si las obras lo permiten, la carrera debería recuperar el entorno del Parque Santa Catalina. Lo único positivo de la ubicación de este año ha sido la recta de meta, por anchura e iluminación. Salir de Sta. Catalina supone afrontar en primer lugar los kilómetros del Puerto, los más desagradables, pero son los que estiran el grupo y coloca a cada uno donde deben ir. La recogida de dorsales en Miller y no el disparate del CC Las Terrazas. Los espacios y los accesos son mucho más amplios (el estadio fue un embudo) y eso que no se utiliza la parte por donde pasan las guaguas, que usa por ejemplo el rally El Corte Inglés. Solo queda mejorar la recta de salida/meta, que si mal no recuerdo, en la crónica del año pasado del blog de Pancho daba varias alternativas para ello.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Una pena todo lo que ocurrió en el post-carrera...lo que no entiendo es cómo teniendo dos ediciones previas donde todo salió muy bien, ahora, de repente, los organizadores no supieron organizar el evento sabiendo que los populares estamos muy exigentes con las carreras...

    ResponderEliminar
  19. Pues a lo escrito añado mi experiencia en primera persona.... Hice la primera media maratón en asfalto... algo cansado, pero mejor de lo que esperaba. En mi caso estuve en cola 1h15'... me empezó a dar fatigas... puesto que al llegar la única comida que había eran trozos de chocolate... por suerte pude agarrar una bebida isotónica.. Previamente había ido a la zona de fisios... tenía un gemelo cargado... al llegar (fuera del recinto) me dicen antes de casi llegar... "AQUÍ NO SE DAN MASAJES, SOLO SE ATIENDEN LESIONES.... pero si quieres podemos ayudarte a estirar...." Y dije... pues vale.... y llega una chica amable, pero que lo siento... esa tarea la desbordaba... obviamente, creo que sería su primera práctica. Seguro que ya irá cogiendo experiencia! Mi comentario no se dirige a ella... sino a quien filtra quien debe estar atendiendo a los corredores...
    Era mi segunda edición, y creo que hasta bien pasado un tiempo la última.. no vale la pena sufrir para correr.

    ResponderEliminar
  20. De los errores se aprende cuando se reconocen, así que espero que la organización haga balance, sea realista y no se quede con el postureo. Lo siento Gonzalo, estas cosas dejan mal sabor de boca, pero espero que te desquites en Valencia, muchísima suerte!

    ResponderEliminar