Correr


Los domingos por la mañana suelo salir muy temprano a hacer la tirada larga. Es usual que a las 7.30 AM ya esté corriendo, aún de noche. Cuando comienzo a correr, aún con los músculos adormecidos, sé que en breve amanecerá. Que el amanecer te de los buenos días mientras corres es una bella experiencia.

No siempre me encuentro a la misma gente entrenando tan temprano los domingos, depende de si hay alguna prueba cerca que haga que la gente intensifique sus entrenos y salga más a menudo. Sin embargo, sí hay algunos corredores que no fallan domingo tras domingo. Coincidimos cada semana, simplemente unos segundos, lo que tardamos en cruzarnos. Nos miramos con complicidad y nos saludamos con respeto, sabiendo que el otro se ha levantado muy temprano un domingo para cumplir con su pasión por correr.

Hay un señor mayor que va en bici y dos corredores en particular que están siempre ahí. Sé que en algún momento de la tirada larga me los cruzaré, a veces antes, a veces después.  Lo curioso del caso es que nunca me encuentro a estos dos corredores en ninguna carrera. Uno de ellos fue atleta hace muchos años, hoy simplemente corre. El otro probablemente nunca ha corrido con dorsal. Cada domingo están ahí, muy temprano, haciendo sus kilómetros y dando la bienvenida al nuevo día. Son corredores con mayúsculas, viven su pasión y nunca los verás en ninguna carrera.

Ser corredor es algo más que apuntarse a carreras. Cuando decimos de alguien que "es corredor" nos referimos a que tiene una pasión real por correr, a que saca el tiempo de donde sea para hacerlo, de forma más o menos metódica, pero que si no corre no está completo. Cada día salen a hacer sus kilómetros, no necesitan un dorsal, no necesitan decirlo en las redes sociales, son simplemente corredores. 

Ponerte un dorsal tampoco te hace titular de una pasión real por correr. Muchos que practican cualquier otro deporte o asiduos de los gimnasios se ven atraidos por el aspecto social y lúdico de las carreras. Se mantienen en una forma suficiente todo el año para correr un 10K o una San Silvestre festiva, o se apuntan a una carrera de obstáculos. Igual que llegan se van. El momento de divertimento de una carrera es efímero. Dejan de correr tan pronto acaba la carrera y no vuelven a hacerlo hasta que hay algún otro evento deportivo cercano. También hay no-corredores en las carreras.

Se puede ser corredor sin correr carreras y se puede correr carreras sin ser corredor, es un hecho. Cuanta más experiencia tienes, menos compites y más corres. A determinada edad, normalmente cuanto más largo corres más placer. Y seguiremos cruzándonos con ese señor mayor en bici y con esos dos corredores habituales en cualquier camino de España. Y el día que no lo hagamos, sabremos que algo ha pasado.
 

Share this:

CONVERSATION

7 Comentarios:

  1. Gran entrada, curiosamente hace unos días estuve hablando en el Romano con un corredor de los buenos buenos... segundo en una de las primeras GCMaraton en 42k por detrás del africano de turno... Hace por lo menos un par de años que ya no se pone dorsales, como mucho alguna san silvestre y poco más... Pero sigue entrenado duro... Otro CORREDOR q ya no va a Carreras...

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, me veo en parte reflejado en tu post. Cada vez me aparto más de este 'mundanal ruido'. Tengo que decir que correr lo que se dice correr es una cosa que practico desde los 14 con ciclos pero vaya es como la guitarra y la lectura... son muchos años ya, y los que nos quedan...

    Buena entrada Gonzalo, y justa :-)

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría llegar a tener esa sensación algún día. Como ex-baloncestista y aprendiz de corredor esa vidilla que me da la maratón, es completamente necesaria para mi, para poder cumplir el plan. Todavía no he conseguido salir a hacer una tirada de 20k, sin estar metido en un plan de maratón, todavía no he sentido el placer de correr y sentirme un corredor libre. Pero soy metódico e insistente, así que espero algún día poder conseguirlo. Un abrazo sensei

    ResponderEliminar
  4. Buena entrada, correr es una forma de vida

    ResponderEliminar
  5. Gran entrada, Gonzalo.
    Yo también salgo antes del amanecer a correr los domingos y me cruzo siempre con un señor mayor que lleva bigotes de Astérix y coleta (fácil de recordar). No falla ningún domingo. Nos miramos siempre, pero nunca nos hemos saludado.

    Cada vez participo en menos carreras, pero nunca he dejado de considerarme corredora. Es un modo de vida.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada,me ha encantado leerla porque según iban pasando las líneas iba sintonizando más con lo que ponías.

    Aunque yo no llevo mucho tiempo en esto (5 años desde que empecé a correr) ya siento un tremendo desinterés por competir o por correr rápido por ejemplo mirando de reojo el reloj.

    Correr con el tiempo,si lo has descubierto de verdad es algo que se queda contigo para formar parte de tu vida más allá del rato que te pongas un dorsal.

    En mi caso,cuando me dan el cuadrante mensual en el trabajo lo primero que hago es examinarlo en función de como puedo meter mis días de correr ese mes.No se trata de que si tengo algún hueco libre salgo a correr sino que de no existir ese rato,cojo y lo fabrico, correr es algo que necesito y por lo tanto tiene que pasar,no tiene nada que ver con el postureo ni el palo selfie aunque a todos nos guste sacar una foto.




    ResponderEliminar
  7. Ah! y soy @corazonancho que no sé porque no se sube mi nombre!! saludos!

    ResponderEliminar