La paradoja del bronce en las carreras

 
 
La paradoja del bronce es una teoría curiosísima que fue enunciada científicamente por primera vez por Victoria Medvec, una economista americana de organización de empresas, que filmó a todos los ganadores de medallas en las Olimpiadas de Barcelona 92. De vuelta a Estados Unidos mostró las imágenes a sus alumnos sin desvelar el puesto que había ocupado cada uno. La opinión general fue absolutamente concluyente: los deportistas con medalla de bronce parecían mucho más contentos que aquellos que habían ganado la plata.
 
La foto que encabeza esta entrada sin ir más lejos es de McKayla Maroney, gimnasta americana que ganó el oro por equipos en las Olimpiadas de Londres 2012. Pero la foto de arriba no es del oro, sino de la plata que ganó en salto de potro. Su cara lo dice todo.
 
El experimento de la profesora Medvec y posteriores concluyen que nuestro nivel de satisfacción depende de "lo que creemos que podía haber ocurrido" y no ocurrió. Quien consigue una medalla de bronce suele mostrarse exhultante porque se compara con el cuarto y los otros que no consiguieron nada. En cambio, quien gana la plata tiende a compararse con el ganador y se queda con la miel en los labios. Digo "tiende" porque cuando la superioridad del ganador es aplastante, muchas veces el segundo se compara más con el tercero que con el inalcanzable primero. 
 
Cuando un futurible es verosímil y fácil de imaginar, ejerce sobre nosotros una gran influencia. Así nos dolerá más cuando nuestro número de lotería no gana por un sólo número o cuando nuestro equipo pierde la liga en el último partido. En las carreras la teoría del bronce explica por qué alguien que queda en el puesto 500 puede estar mucho más feliz que alguien que ha quedado segundo. El que queda segundo quizás pudo haber ganado y se quedó a las puertas, en cambio el que ha quedado 500 quizás haya mejorado su marca o simplemente ha quedado mucho mejor de lo que esperaba.

Es habitual en el corredor popular antes de competir el esconder de forma voluntaria o no su verdadero estado de forma, o simplemente ponerse un objetivo mucho más fácil de lo que es capaz. Este exceso de conservadurismo es un mecanismo de nuestro cerebro para que una vez hayamos acabado la carrera nos sintamos felices. Si nuestro objetivo hubiera sido muy agresivo quizás no lo hubiéramos conseguido, en cambio si nuestro objetivo es asequible esto hará que nos sintamos felices aunque la marca haya sido mucho más humilde. Es la paradoja del bronce aplicada a las carreras. Esto explica por qué hay tanto "tapado" en nuestro mundo de corredores populares.

Share this:

CONVERSATION

7 Comentarios:

  1. El atleta está sujeto a muchos imponderables en el día de competición y esa centésima que baila puede llevarte facilmente del oro a un quinto puesto, en cambio, los populares que se tapan lo hacen porque se esperan una buena marca y no quieren que le afecten los comentarios, pero nunca, repito, nunca se tapan por que esperen una marca peor. Y sabemos quienes son porque siempre lo hacen, y a menudo conducen tractores o a ellos nunca le toca nada en los sorteos.

    ResponderEliminar
  2. En el mundillo de los populares son tantos los factores que pueden determinar si el objetivo al final resulta demasiado ambicioso que veo normal que a última hora uno recoja velas "por si acaso". Quitarnos un poquito de presión encima... para asegurar el tiro.

    ResponderEliminar
  3. Interesante post aunque la medalla de chocolate es aún más amarga. Ese cuarto puesto se merece toda una teoría in my opinión.

    Lo de los tapados nunca lo he entendido, ni lo entenderé...

    ResponderEliminar
  4. El "tapadismo" en el corredor popular es el lado oscuro del postureo.

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno Gonzalo! yo personalmente creo que soy poco optimista conmigo pero no por ir de tapada sino por una falta de confianza, llámame blandita

    ResponderEliminar
  6. Doy gracias a Dios que no soy un tapado, soy el destapado por excelencia, aunque no viene nada mal ser de vez en cuando el tapado, el que nadie espera. Feliz 2016 mi buen Gonzalo y a seguir ganando segundos en la maraton¡¡¡.
    Un abrazo¡¡¡.

    ResponderEliminar
  7. El "tapadismo" es la "confort zone" del popular.

    ResponderEliminar