Los siete pecados capitales runners


Quizás pienses que el mundo runner está lleno de buena gente que emana buenrollismo 24 horas al día. Pues nada más lejos de la realidad. Entre los corredores hay gente buenísima y también otros que no lo son tanto. Unos disfrutan con las trampas y las triquiñuelas, otros envidiando los tiempos que hace su amigo. Otros en cambio utilizan el mundo de la organización de carreras para hacer dinero a costa de limitar los servicios al corredor. Hay fauna variopinta en este mundo en pequeño, aunque sí es cierto que la gente magnífica gana por goleada a los que no lo son. 

Todos somos pecadores, y el que esté libre de pecado que haga la primera serie. Y para muestra un botón. Aquí algunos de los pecados runners más habituales, ¿Te ves reflejado en alguno?

1) Soberbia
Ser un runner soberbio básicamente es querer ponerse por encima de los demás. Hacer más kilómetros que nadie, o las series más rápidas no te hace mejor que otros runners que simplemente están en este mundo para mantener la forma o divertirse. ¿Cuántas veces has mirado mal a esos que van sacándose fotos en una carrera o que simplemente entrenan poco y de forma desordenada? La soberbia, amigo runner, eso es la soberbia.

2) Gula
Otro clásico de los pecados runners. ¿Eres de los que te apuntas a todo lo que se menea? ¿corres carreras cada fin de semana sin realmente entrenar a conciencia para ninguna de ellas? ¿Te apuntas en la primera hora de abrirse las inscripciones? ¿Te dejas una pasta insultante en dorsales cada año? Siento decirte que tu pecado es la gula. Correr es una adicción, positiva pero adicción al fin y al cabo. Es duro resistirse a correr todas las carreras de la zona donde vivas. Si eres incapaz de decir que no a un dorsal que te regalen, lo tuyo definitivamente es la gula.

3) Avaricia
Quizás te dedicas a organizar carreras o vives de vender productos a los runners. Es dinero fácil, los runners compran cualquier nueva idiotez que sale al mercado. Son capaces de vender su alma al diablo si les aseguran que recortarán 5 segundos su marca de media maratón con algún producto nuevo. Pero en este mercantilismo del mundo runner hay límites. Poner una Media Maratón a 50€ es avaricia, cobrar 150€ por unas zapatillas también lo es, recortar servicios al corredor para tener un mayor margen también lo es.

4) Ira
El mundo runner no es ajeno a la ira. Conozco hasta peleas en carrera por adelantos en los metros finales, o episodios donde algún runner se ha burlado de otro y ha generado situaciones incómodas. También son habituales las situaciones de ira ante fallos organizativos en carreras o ante usos políticos de las mismas. La ira también existe en el mundo runner.

5) Lujuria
Estás entrenando y miras lascivamente a ese o esa runner con el que te cruzas. Estás en una carrera y te vienes arriba cuando ves un "culo-liebre". Te gusta la ropa para correr apretada en los otros, en tí no. No mires para otro lado, eres tú, un runner lujurioso.

6) Pereza
¿Cuántos entrenos te has saltado simplemente porque preferías quedarte en el sillón calentito de casa? ¿O porque hacía mucho frío o mucho calor? O peor aún, porque había partido en la tele. ¿Cuántos entrenamientos has recortado? Si te tocan 8x1000 son 8x1000 sin discusión, terminar con 5x100 porque estás perezoso es el principal pecado runner. ¿Y cuántas tiradas largas has recortado porque no tenías ganas de más? ¿Eres un runner perezoso? ¿Un blandengue? Este es tu pecado.

7) Envidia
Este pecado es común en la mayoría de los runners. Ves la marca que ha hecho tu amigo o tu compañero de trabajo y automáticamente te la pones como objetivo para superarla. No soportas que tenga mejor marca que tú. Acaba cualquier carrera, la hayas corrido o no, y vas directamente a las clasificaciones para ver las marcas que han hecho tus conocidos. Predicas el "corre contra ti mismo" pero en el fondo te importan más las marcas que hagan los otros que las tuyas. Tu pecado es la envidia.

No conozco runner que no peque en mayor o menor medida. Algunos son simplemente pecadillos veniales, casi hasta simpáticos, y otros tienen mayor grado de importancia. Pero no te preocupes si te ves retratado en alguno de estos pecados (o en todos), la próxima Maratón de Roma se celebra en año Jubileo. Simplemente tienes que correrla y todos tus pecadillos quedarán perdonados. Corre y sé feliz!

 

Share this:

CONVERSATION

4 Comentarios:

  1. "Entre los corredores hay gente buenísima y también otros que no lo son tanto."

    Me quedo con ese 'pecado', pero pasa en todas las facetas... si yo empezará a contar de los guitarristos... incluso mucho más exagerao.
    Siempre me quedo con lo bueno, pero hay malo sí, muy malo...

    ResponderEliminar
  2. Y yo que pensaba que era un Santo... cuando dices que es ese maratón de Roma?

    ResponderEliminar
  3. jaja!! qué buena entrada. Sí, somos pecadores. Reflejo de la sociedad. Correr no nos hace mejores personas, no imprime carácter. El que es tonto/listo/guapo/imbécil lo es por sí mismo y no por sus aficiones.

    ResponderEliminar
  4. jaja!! qué buena entrada. Sí, somos pecadores. Reflejo de la sociedad. Correr no nos hace mejores personas, no imprime carácter. El que es tonto/listo/guapo/imbécil lo es por sí mismo y no por sus aficiones.

    ResponderEliminar