No todos podemos ser un campeón


Correr es un deporte donde la mejora es lenta pero siempre llega. Sin embargo, esta mejora no es para siempre. Una vez llegamos a nuestro tope fisiológico es muy difícil continuar progresando. La gente vende su alma al diablo, cambia de entrenador, prueba métodos nuevos, planes nuevos para llegar finalmente a la conclusión de que han llegado o están muy cerca de su tope de rendimiento. A nivel popular bien es cierto que la mayoría aún tenemos margen de mejora porque debido a familia, trabajo, etc nunca rendimos a tope en los entrenos.  

Los corredores más dotados tienden a decir que todo es entrenamiento, que cualquiera puede obtener sus marcas si entrenan como ellos, relegando la genética a un papel secundario. Los menos dotados tienden a defender lo contrario, que todo es genética y que por mucho que entrenemos poco vamos a progresar. La verdad probablemente esté en el medio.

En este mundo del correr no aplica en absoluto la famosa regla de las 10.000 horas que dice que con este tiempo de práctica llegamos a nivel de experto en cualquier materia. Incluso a nivel élite, el resultado deportivo depende de una combinación de innumerables factores aún no del todo conocidos. ¿Qué es lo que lleva a un corredor con talento a convertirse en un campeón? ¿Los campeones en el Atletismo nacen o se hacen?

Hay numerosos estudios sobre la correlación entre entrenamiento y resultados, así como el efecto del factor genético. Ericsson defendió la teoría de que "un volumen de 10.000 horas de entrenamiento estructurado acumulado en unos 10 años hace que llegues a convertirte en un experto". Es decir, simplemente entrenando mucho podrías convertirte en un corredor de élite, ya que según él se activan genes durmientes que todos tenemos. Pero esto fue comprobado con violinistas, no con deportistas de fondo. La teoría de las 10.000 horas dice que cualquiera que no llegue al nivel de experto lo hace porque no ha dedicado el tiempo de entrenamiento / práctica suficiente. Lo cierto es que los atletas de élite raramente llegan a las 10.000 horas de entrenamiento antes de despuntar a nivel internacional. 

Hay una gran variedad de componentes genéticos que afectan sobremanera a la carrera. Factores fisiológicos, procesos bioquímicos, musculares, cardiovasculares, etc juegan un papel primordial en la carrera. 

En resumen, no podemos saber con certeza la contribución genética o de entrenamiento a cada deporte para llegar a la élite, pero sí estamos seguros de hay factores con gran diferencia entre personas diferentes como el VO2 que influyen en la capacidad de resultados atléticos y en la adaptación al entrenamiento. El entrenamiento es muy importante, pero como realización del potencial genético. Sin la genética lo demás no llega.

A nivel popular debemos sobre todo disfrutar de lo que hacemos, disfrutar corriendo, disfrutar con la variedad de terrenos, con la gente que conocemos, con la variedad de distancias, y entrenarnos para mejorar pero sin mirar de reojo al compañero, porque todos somos diferentes y tenemos capacidades distintas.

Share this:

CONVERSATION

8 Comentarios:

  1. No es comparable el talento o la habilidad como pueda ser tocar un violín, con un componente prácticamente inamovible como son los genes. El potencial del cerebro humano es algo que muchos de nosotros apenas llegamos a desarrollar, sin embargo, el físico tiene un "tope", no podemos ir más allá porque simplemente o no conseguimos nada o nos lo cargamos. No todos podemos ser atletas de élite y no todos queremos serlo. Para los que puedan y los que quieran...enhorabuena, me gusta seguir siendo del montón jajaja. Buena reflexión Gonzalo. Posdata: te espero en la comunidad Corredores Blogueros (perdón por el inciso spamer). Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo sensei, como en muchas otras ocasiones. Además de esto de darle a las zapatillas, hice otro deporte medianamente en serio como fue el baloncesto y a pesar de entrenar muchísimo desde bien pequeñito no creo que llegara ni de lejos a las 10.000 horas y aunque hubiera llegado, no creo que fuera un experto. Discrepo de esa teoría, pero si creo y mucho en el valor del entrenamiento. Eso es lo que te hace ser mejor, no tengo ni la menor duda. Pero además de la genética (fundamental para un deporte como el atletismo) y el entrenamiento, creo que entra otro factor, que es el talento. Definir el talento, es complicado, pero yo lo veo como la facilidad innata de una persona para realizar algo, frente a otra persona a la que le resulta más complicado. Y ese talento, marca y mucho, por ejemplo en el basket, hemos visto jugadores que físicamente son muy limitados, pero que son pura magia con el balón en las manos. El problema viene cuando alguno, no tenemos talento ni genética............. pues intentamos compensar a muerte con horas y horas de entrenamiento, aunque sepamos a ciencia cierta que nunca conseguiremos grandes marcas. Un saludo Gonzalo!!

    ResponderEliminar
  3. Interesante hipótesis pero siempre hay factores que se nos escapan y no se pueden racionalizar... La teoría de las 10.000 horas estuve un tiempo de moda y parece un poco aquello de bueno, no sé cómo explicarlo pero, aquello de que si no eres un experto o un number one es porque no le dedicas el tiempo suficiente y claro... pues sí, pero no.

    De todas formas lo que es o debería ser un hobby, aquello de pasar un buen rato libre, afición lo peor es caer en las amarguras y al final no disfrutarlo. Es una pena pero cada día veo más gente 'amargada' en este aspecto. A mí me encantaría tocar como Knopfler, joder a quién no?! o Hendrix, o... un largo etcétera pero no puedo caer en el desánimo.

    Tampoco voy a conseguir ser Hendrix por 10.000 o 20.000 horas al mástil. Está claro que la práctica hace maestros pero no genios, o no siempre.

    ResponderEliminar
  4. "Anyone interested in winning Olympic gold medals must select his or her parents very carefully" y no lo decimos nosotros ehh que lo dice el sueco Per-Olof Åstrand (considerado como uno de los fundadores de la fisiología deportiva) ;)

    ResponderEliminar
  5. Según mi excel llevo 1198 horas... en casi 6 años... me da que voy a tardar en llegar a experto ;-)

    ResponderEliminar
  6. Un factor importante,como corredor de cincuenta y algo que soy, es la edad. Un atleta joven siempre puede competir al más alto nivel y mejorar mucho, yo sólo pienso en superar mis tiempos, no podría ganar una carrera popular.

    ResponderEliminar
  7. LEON RUNNER: quiero dejar aquí un comentario hecho por el entrenador Renato Canova.
    Suscribo punto por punto las palabras de Renato Canova. Ese ente intangible, que algunos llaman “calidad”, otros “clase” y otros “talento”… es innato. Un atleta menos dotado puede llegar a batir a otro más talentoso con trabajo duro y vida espartana…pero a igualdad de condiciones externas la calidad natural se impondrá siempre.

    El trabajo duro, la dieta, una buena planificación… pueden ayudarte a que acabes tu carrera atlética más o menos cerca de tu límite potencial, pero la altura del listón de dicho límite está determinada de nacimiento. Puede que sea injusto… pero es así.

    ¿Qué tiene de cierto entonces la teoría de la práctica deliberada de Ericsson, para quien la excelencia en el rendimiento es el resultado del esfuerzo prolongado durante 10 años o 10.000 horas de entrenamiento?

    La teoría de las 10.000 horas de Ericsson es un eslógan, es márketing. Eso no es ciencia. Desde un punto de vista social es muy atractivo el decir que todos tenemos las mismas opciones de conseguir la gloria olímpica si entrenamos lo suficiente. Por desgracia, la realidad es tozuda y eso no funciona así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte. Estoy muy de acuerdo con lo que dice el maestro Canova, es así básicamente. Los primeros de cualquier carrera popular están más dotados para la carrera que el resto, eso es así, independientemente del entrenamiento. El trabajo separará entre iguales, pero ya hay una separación natural que viene de nacimiento. Por eso es mejor no preocuparnos demasiado de lo que hace el vecino/amigo/compañero y disfrutar corriendo superándonos a nosotros mismos mientras la edad nos lo permita.

      Eliminar